viernes, octubre 29, 2010

Ya sé que muchas de las cosas que empleamos proceden de cadáveres renovados, el papel donde escribo estas palabras, los envases de lo que comemos, vidrio, plástico, aluminio... todo está reciclado, hecho a partir de materiales muertos que tuvieron una segunda oportunidad para volver a integrarse en la perpetua cadena, todo a tu alrededor fue basura desechada, todo en el mundo proviene de un ser anterior, ni siquiera hemos inventado nada, todas las ideas son prestadas, cuerpos reencarnados en otros cuerpos, restos reunidos al azar por el tiempo, estos huesos sufrieron el dolor desde hace siglos, todo lo que existe fue antes otra cosa. Que todo volverá es modesto consuelo y aun así alivia pensar que también nosotros formaremos parte de otros seres que nos concedan una nueva oportunidad para enmendar los errores. Aunque debe ser por eso que a veces tengo la sensación de estar viviendo algo repetido.

1 comentario:

Elena Lechuga dijo...

Yo por si acaso he decidido que en esta vida me pido vivir hasta los 80 si hace falta (a pesar de las ganas de que todo sea breve y conciso) pero hacer lo que corresponda para no bajar más. Que no veas cómo cansa.