viernes, septiembre 30, 2011

mientras miro la lavadora dar vueltas pienso en todo lo que podría estar haciendo ahora mismo si no tuviera que hacer la compra, cuidar al niño, limpiar la casa… por un instante lo lamento, después siento un inmenso alivio recorriendo todo el cuerpo
pues no consigo imaginar qué podría estar haciendo sin esta rutina que a veces maldigo llenando de ocupaciones el día para darle sentido y me salvan de hacer el tonto sin saberlo

jueves, septiembre 29, 2011

te acuerdas, dice removiendo el café sin parar, cuando imaginábamos cómo sería esto, los planes que teníamos, los proyectos, te acuerdas cuando creíamos que todo iba a salir bien y tú me decías que no querías pensar en nada, que el futuro era demasiado lejos e improbable, continúa con su monólogo esperando tal vez alguna respuesta mientras miro alrededor haciendo análisis de la situación, cualquier parecido, pienso, pura coincidencia

miércoles, septiembre 28, 2011

empecé a olvidarte por tus costumbres, abandonando las rutinas compartidas, renuncié a placeres comunes, las pequeñas manías cotidianas que aprendimos a soportar sincronizando fobias y deseos, para perder por completo tu recuerdo, como una ficción olvidada, hasta no lograr reconocerme en el espejo

martes, septiembre 27, 2011

me pregunto qué pensaría mi padre si me viera ahora, supongo que no sería objetivo, no lo pretendo, tal vez diría hiciste bien desviando el camino, o quizás reprendiera mi traición por haber dilapidado tanto esfuerzo, quién sabe, igual ni siquiera importa, pero es esa sensación incómoda la que me acompaña durante todo el día de hoy sin motivo, como si me culpara de todos sus fracasos

lunes, septiembre 26, 2011

Repaso horarios, rutas, destinos, cada cierto tiempo compruebo todas las alternativas, trenes cada media hora, autobuses cada cuarenta y cinco, aviones cada hora, incapaz aún de desprenderme del pasado me pregunto cómo sería si dejara de aferrarme a mis ridículos logros; frecuento estaciones, andenes, aeropuertos, consulto salidas, pido en ventanilla nuevos horarios, los veo partir, observo el rostro de quienes marchan, el deseo atrapado en sus miradas, la duda, el miedo… y regreso a casa, cobarde, sereno al fin, sabiendo que si fuera capaz... podría hacerlo.

domingo, septiembre 25, 2011

No importa que otros hicieran lo mismo, que escribieran estas mismas cosas mucho mejor, que vivieran antes nuestras propias vidas y seguirán haciéndolo tras nosotros, experimentarán nuestros mismos deseos ideas frustraciones, todo repitiéndose en cada momento y lugar en una cadena incesante que anula el tiempo; no importa que sepamos que otros harán mejor lo que intentamos sin éxito y que sin duda lograrán aquello en lo que fracasamos, no, no somos distintos ni tenemos nada de original, nada que podamos llamar nuestro, pero eso no disminuye nuestro goce, no limita nuestro valor ni invalida nuestros modestos logros, no por ello pienso renunciar a hacerlo todo como si fuera la única vez, como si no hubiera de suceder nunca más, como si nunca hubiese sucedido, como si no otros cuerpos, nunca en ningún sitio nadie, y fundáramos el prodigio del deseo a cada momento; escribir como si nada hubiese sido dicho, pensar que nada de esto ha sucedido para creer sólo en el presente, en este instante inabarcable en el que ingenuos intentamos ser irrepetibles, aunque estemos destinados al fracaso.

sábado, septiembre 24, 2011

se hace difícil dormir algunas noches de verano, el calor dices como excusa al día siguiente cuando ella pregunta distraída por qué pasaste la noche en el sofá, el cansancio, el café, da igual, solo fue una pregunta que no pretendía averiguar más
y te convences a ti mismo de tus explicaciones, a veces es difícil dormir en verano, mientras haces recuento de todas tus renuncias