sábado, noviembre 05, 2016

No renunciar a lo que fuimos, porque somos. No temer a las miradas indiscretas, porque no pueden hacernos daño. Hoy, aquí, ahora, respirar el pasado con la ilusión del futuro, impulsarnos en él para seguir adelante. Dónde quienes fueron felices a mi lado en la noche sin saberlo. Dónde quiénes supieron del dolor y la dicha a solas pero no solos. Os busco, porque me estoy buscando a mí mismo. Sólo una palabra tuya.

sábado, abril 07, 2012

Echo de menos la ilusión por decir algo, la esperanza de hallar alguna respuesta, un eco que respondiera a mi voz desesperada. Echo de menos tener ganas de escribir, creer que alguna palabra mía pudiera servir de compañía a alguien. No escribo porque tenga menos cosas que decir o menos tiempo, aunque eso también sea cierto, no escribo sencillamente porque no me importa, porque me da igual, porque he dejado de desear cualquier cosa, todo me es indiferente, no creo en nada de lo que alguna vez creí, no espero nada de lo que esperaba. Ni siquiera creo que sea la misma persona o absolutamente nadie.

sábado, octubre 01, 2011

todo cada vez está en menor cantidad, los amigos, los viajes, el sexo... sólo el vacío ocupa más tiempo y te deja poco espacio para ocupaciones repetidas que ni siquiera añoras, menos certezas, menos fuerzas, los años como una pérdida paulatina de lo acumulado sin nostalgia que te dejan exhausto incapaz de más fingimientos renunciando a seguir intentándolo sin convicción

viernes, septiembre 30, 2011

mientras miro la lavadora dar vueltas pienso en todo lo que podría estar haciendo ahora mismo si no tuviera que hacer la compra, cuidar al niño, limpiar la casa… por un instante lo lamento, después siento un inmenso alivio recorriendo todo el cuerpo
pues no consigo imaginar qué podría estar haciendo sin esta rutina que a veces maldigo llenando de ocupaciones el día para darle sentido y me salvan de hacer el tonto sin saberlo

jueves, septiembre 29, 2011

te acuerdas, dice removiendo el café sin parar, cuando imaginábamos cómo sería esto, los planes que teníamos, los proyectos, te acuerdas cuando creíamos que todo iba a salir bien y tú me decías que no querías pensar en nada, que el futuro era demasiado lejos e improbable, continúa con su monólogo esperando tal vez alguna respuesta mientras miro alrededor haciendo análisis de la situación, cualquier parecido, pienso, pura coincidencia

miércoles, septiembre 28, 2011

empecé a olvidarte por tus costumbres, abandonando las rutinas compartidas, renuncié a placeres comunes, las pequeñas manías cotidianas que aprendimos a soportar sincronizando fobias y deseos, para perder por completo tu recuerdo, como una ficción olvidada, hasta no lograr reconocerme en el espejo