domingo, julio 16, 2017

A veces es necesario dar un paso atrás, ni siquiera irse demasiado lejos, tan solo ocultarte tras las cortinas desde donde puedas mirar afuera de vez en cuando sin que lo sepan, haciéndoles creer que te has marchado tal vez para siempre y dejarles que te echen de menos aunque te mueras de ganas de salir de tu escondite, pero te contienes temeroso de que la reacción cuando regreses no sea la esperada y no se alegren demasiado de volver a verte, acostumbrados a tu pérdida como una más entre todo lo que desaparece.

jueves, julio 06, 2017

Sospecho que ya no hay nadie. Hubo un tiempo en que no era así, en que las palabras no resonaban en el vacío y descubrí que sorprendentemente muchas de las cosas que pensaba o sentía eran compartidas por otras personas a las que ni siquiera conocía. Después lo dejé todo atrás para buscar otros caminos, fui ingrato, me olvidé de la gente con la que pasé buenos y malos momentos, porque creía que la verdad estaba en otra parte. Hoy sé que no existía eso que buscaba, que no había nada más puro y verdadero que compartir la madrugada con un desconocido a cientos de kilómetros del que me sentía más cerca que de toda la gente a mi alrededor. Han pasado muchos años, no sé nada de ellos, quién sabe, algunos quizás hayan muerto o se hayan vuelto gilipollas. A veces me pregunto si se acordarán de mí y si algún día volveremos a encontrarnos, aunque ya no seamos los mismos y no seamos capaces de recuperar lo perdido.

miércoles, mayo 31, 2017

Estar no significa que te vean y al contrario mucho menos. Rodeado de sombras que vienen y van, imposibles de atrapar, te preguntas cómo acceder a lo real. Como para la mayoría de las preguntas, no hay respuesta tampoco para esta. Temeroso de los efectos, procuré siempre dejar huellas poco profundas, pero comprendo que el miedo a recibir respuestas negativas ha hecho que tampoco existan las positivas. Cuando el dolor arreciaba, me cubrí con una capa de acero para ser invisible e inmune al veneno, pero ignoraba que eso también me aislaba de lo que pudiera haber de bueno.

miércoles, abril 12, 2017

Tras un largo y minucioso proceso de gestación, acaba de ver la luz en la emergente Esdrújula ediciones mi novela "El juego de la asfixia". Podéis leer las primeras páginas y reservar ya vuestro ejemplar aquí: http://www.esdrujula.es/libro/el-juego-de-la-asfixia/

sábado, noviembre 05, 2016

No renunciar a lo que fuimos, porque somos. No temer a las miradas indiscretas, porque no pueden hacernos daño. Hoy, aquí, ahora, respirar el pasado con la ilusión del futuro, impulsarnos en él para seguir adelante. Dónde quienes fueron felices a mi lado en la noche sin saberlo. Dónde quiénes supieron del dolor y la dicha a solas pero no solos. Os busco, porque me estoy buscando a mí mismo. Sólo una palabra tuya.

sábado, abril 07, 2012

Echo de menos la ilusión por decir algo, la esperanza de hallar alguna respuesta, un eco que respondiera a mi voz desesperada. Echo de menos tener ganas de escribir, creer que alguna palabra mía pudiera servir de compañía a alguien. No escribo porque tenga menos cosas que decir o menos tiempo, aunque eso también sea cierto, no escribo sencillamente porque no me importa, porque me da igual, porque he dejado de desear cualquier cosa, todo me es indiferente, no creo en nada de lo que alguna vez creí, no espero nada de lo que esperaba. Ni siquiera creo que sea la misma persona o absolutamente nadie.