miércoles, diciembre 13, 2017

Pedir perdón no sirve. No repara el daño realizado. No cierra las heridas. Ni siquiera es honesto. Porque el perdón es un chantaje al que no podemos decir que no, una propuesta irrenunciable que coloca la pelota en el tejado de la víctima y le concede la responsabilidad de que todo siga funcionando como hasta ahora. Y sabemos qe no es así, que por más que pretendamos olvidar lo ocurrido, nunca podremos hacerlo y el problema resurgirá de nuevo pasado un tiempo. Por eso nunca pido perdón, no trato de sentirme mejor por lo que he hecho, solo intento aprender de mis errores para que, seguro de que volveré a reincidir en ellos, la próxima vez que los cometa no haga tanto daño.


Yo no te abandoné cuando lo pasaste mal. No miré para otro lado cuando te vi sufrir. Estuve siempre junto a ti, dándote todo aquello que necesitabas. No te dejé caer y te prohibí rendirte. Te animé cuando las fuerzas fallaban, te aconsejé todo lo que supe y te prometí que nunca te dejaría. Compartí tu dolor hasta hacerlo mío y te llevé de la mano hasta la meta. Por qué ahora, cuando soy yo quien te necesita, eres tú quien me traicionas.

martes, diciembre 12, 2017

También soy todo lo que callo. Mis secretos inconfesables, mis pecados ocultos, mis deseos prohibidos. Sin ellos no sería quien soy. No pretendas averiguar todo lo que ocurre dentro de mi cabeza, desvelar mis miedos más íntimos, compartir mis sueños más absurdos. Hay cosas que es mejor no saber. Cosas que podrían hacernos daño. Pero tampoco renuncies a esa parte de mí que sufre en la sombra. No mutiles mi mitad oscura. No reniegues de aquello de lo que estoy hecho. Yo he aprendido a vivir con ello. Por eso, si me quieres, quiere también mis silencios. O búscate a otro más aburrido.

domingo, diciembre 10, 2017

Cruzar al otro lado, penetrar la realidad sonora que contemplo con deseo, buscarme tras el reflejo para hallar el calor sincero que mi cuerpo desconoce, incapaz de derribar la frontera de mis perennes dudas, que me limita ahogándome. Cada día exhausto, cuando las luces se apagan, sueño recorrer despacio las sombras de la tarde como uno más, sintiendo la caricia del viento sobre mi piel, e imagino ese inmenso mundo por estrenar que empieza detrás del cristal.

sábado, diciembre 09, 2017

Salir de tu zona de confort no es una opción, es una obligación. No puedes seguir toda tu vida cómodamente instalado en manías y costumbres que no te satisfacen. Arriesgarlo todo es la única solución a tu aburrimiento. Jugársela a una carta despreciando el miedo al fracaso. Hasta cuándo vas a seguir renunciando a una vida mejor.

viernes, diciembre 08, 2017

No tengo nada nuevo que ofrecerte. Conoces mis secretos casi mejor que yo mismo. No sé qué esperas de mí, no puedo venderte un futuro mejor ni brindarte consejos en los que no creo, pero aun así sigues regresando aquí cada noche a escuchar las mismas historias de siempre, mis lamentos reiterados una y otra vez, mis mentiras casi ciertas que apenas consuelan, y a mí me gusta que así sea. No me importaría seguir haciéndolo toda la vida.