sábado, abril 07, 2012

Echo de menos la ilusión por decir algo, la esperanza de hallar alguna respuesta, un eco que respondiera a mi voz desesperada. Echo de menos tener ganas de escribir, creer que alguna palabra mía pudiera servir de compañía a alguien. No escribo porque tenga menos cosas que decir o menos tiempo, aunque eso también sea cierto, no escribo sencillamente porque no me importa, porque me da igual, porque he dejado de desear cualquier cosa, todo me es indiferente, no creo en nada de lo que alguna vez creí, no espero nada de lo que esperaba. Ni siquiera creo que sea la misma persona o absolutamente nadie.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Hey!!
Estas ahí??
Hola...
7 abril 2012

Controversial dijo...

sigue haciendo lo que te apetezca, cuando te apetezca, con quien te apetezca, ve a por ello, busca la ilusión donde quiera que la olvidaste, búscala como si tu vida dependiera de ella, al fin y al cabo, es ella la que nos da el impulso para despertar cada mañana.

Búscala, haz todo lo que esté en tu mano, si tienes que moldearte para ello, hazlo, sin miedo, puede que no sea mañana, ni pasado, ni el próximo mes cuando des con su hallazgo pero te prometo, que en ese preciso instante en el que la encuentres, vas a estar totalmente capacitado y preparado para ella, para comenzar lo que sea que comiences con quien sea que lo comiences, para brotar de nuevo al margen del resto de residuos pasados, independiente a ellos, como si fueran relatos de vidas ajenas.

Apuesta por ello, como si tu vida dependiera de ello...

иιcĸтυĸυѕ dijo...

Quizas el problema sea estar nadando demasiado tiempo en contra de la corriente.

Debes preguntarte que es lo que quieres, y por 1 minuto ser honesto contigo mismo. Sin tabus, sin prejuicios. Sin conceptos de lo bueno o malo, simplemente hazlo...

Apuesta tu vida en ello, como lo dijo Controversial.

Anónimo dijo...

tus palabras sí que sirven de compañía a alguien...
a mí
y me he acostumbrado a esperarlas con la frecuencia que te dignes prodigarlas
si nada tiene sentido, si la abulia te ha invadido
ten por seguro que aunque sea unas pocas líneas nos rescatan a otro de nuestros laberintos particulares.

Hay un sentido, y muy fuerte, en tu existencia.

Un abrazo,
maia

Camila jaque ramos dijo...

siete años leyendo tus palabras... y no me canso

Anónimo dijo...

Vuelve!