jueves, julio 06, 2017

Sospecho que ya no hay nadie. Hubo un tiempo en que no era así, en que las palabras no resonaban en el vacío y descubrí que sorprendentemente muchas de las cosas que pensaba o sentía eran compartidas por otras personas a las que ni siquiera conocía. Después lo dejé todo atrás para buscar otros caminos, fui ingrato, me olvidé de la gente con la que pasé buenos y malos momentos, porque creía que la verdad estaba en otra parte. Hoy sé que no existía eso que buscaba, que no había nada más puro y verdadero que compartir la madrugada con un desconocido a cientos de kilómetros del que me sentía más cerca que de toda la gente a mi alrededor. Han pasado muchos años, no sé nada de ellos, quién sabe, algunos quizás hayan muerto o se hayan vuelto gilipollas. A veces me pregunto si se acordarán de mí y si algún día volveremos a encontrarnos, aunque ya no seamos los mismos y no seamos capaces de recuperar lo perdido.

1 comentario:

¿También buscas el olvido? dijo...

Siempre tuve la esperanza de que volverías.
Tus palabras, para mí, no han caído en el olvido.
Revisaba el blog para comprobar si podía leer tus pensamientos de nuevo.
Gracias por regresar.