domingo, junio 22, 2003

Arrepentirse nunca viene mal, aunque no sirva de mucho, por si acaso, yo lo hago constantemente. Si con ello consiguiera volver atrás, rectificar lo que ya no tiene remedio... Pero debe ser mi educación católica la que me hace arrepentirme continuamente de todo lo que hago, digo, dejo de hacer y por supuesto de lo que escribo. Ya sé que debería de mirar hacia delante, ignorar mis errores inevitables y olvidar sin mala conciencia, pero saber una cosa no quiere decir que seas capaz de hacerla. De hecho ahora mismo ya me estoy arrepintiendo de haber escrito este post como he hecho con los cuatro que escribí antes. Si al final no borro este será que voy mejorando de esta absurda manía de arrepentirme de todo.

No hay comentarios: