domingo, junio 22, 2003

Todo tiene una cara oculta. Cosas que nos parecen geniales, estupendas, etc., van acompañadas ineludiblemente por otras nefastas. Cada respuesta trae una nueva pregunta, cada solución un problema mayor. Conseguir eso que tanto deseamos nos provocará otro deseo irrealizable. Un nuevo aliado supone nuevos rivales. Un hallazgo una pérdida. Un amigo alguien que se aleja. Así me consuelo pensando en todas esas cosas que me gustaría hacer y no puedo, tampoco deben ser tan buenas como ahora creo, seguro que también tienen sus inconvenientes. Seguro que es un coñazo limpiar el yate.

No hay comentarios: