domingo, septiembre 07, 2003

Durante estos días he pensado muchas veces que esto se había acabado, resignado a la desilusión y el desencanto terminé por reconocer que no merecía la pena y decidí emplear mi tiempo en cosas más satisfactorias y útiles, como si supiera cómo hacer eso.
Así que estaba dándole vueltas a cómo escribir un post de despedida sin que sonara demasiado al típico post de despedida que nunca acaba siéndolo cuando recordé las horas pasadas durante este año escribiendo, leyendo, pensando, dudando sobre las cosas que me ocurrían cada día y analizando mi manera de sentir y me di cuenta de que no podría pasar mucho tiempo sin hacerlo.
Así que aquí estoy de nuevo, debatiéndome entre la retórica y el silencio, entre la memoria y el olvido, intentando poner un poco en claro mis ideas sin mucho acierto y decidido a robar horas al sueño, al estudio o a la lectura para seguir buscando un cierto consuelo insuficiente en las palabras

No hay comentarios: