jueves, junio 17, 2004

De nuevo tengo ante mí el mapa y recorro mentalmente el camino hasta tu casa, trazo una línea, primero con el dedo, demasiado fugaz, después la dibujo con el lápiz para hacerla más firme, marcando el recorrido que tantas veces he hecho, mientras lo hago revivo las mismas sensaciones, siento cómo giro cada esquina y puedo ver las calles, cada edificio, cada piedra bajo mis pies, incluso la gente que me saluda o me ignora, cada día hago el trayecto varias veces, mentalmente y en la realidad, pero si he de ser sincero debo confesar que aún no sé cómo llegar a ti. Quizás por eso sólo me dedico a esperar.

No hay comentarios: