viernes, agosto 17, 2018

Podemos hacer como que no ha pasado o fingir que no nos importa y mirar hacia otro lado. Podemos mostrar una sonrisa falsa, poner al mal tiempo buena cara, intentar seguir con nuestra discreta vida burguesa como si nada. Podemos negar la realidad ante nuestros ojos, inventar un pasado ficticio, negociar con la nostalgia para que no duela tanto o solo los fines de semana. No es tan difícil, es cuestión solo de práctica, de ponerle intención, empeño y maña. Al principio cuesta un poco, pero después sale solo y es sencillo aparentar que todo va bien, que no nos pasa nada, que no nos duele la herida aunque la vean sangrar, que tampoco nos importaba tanto y ni siquiera nos acordamos, y después, cuando nadie nos vea, llorar a solas por todo lo que perdimos en el intento.

jueves, agosto 16, 2018

Con frecuencia, suele presentárseme el dilema de en qué emplear mi tiempo libre, si en disfrutar lo máximo posible cada instante sin pensar en nada más o en tratar de mejorarme a mí mismo y trabajar para lograr metas futuras. Lo ideal sería realizar actividades que combinen ambas opciones, pero no suele ser fácil hallarlas. No se trata de descartar ninguna, de volcarme únicamente en el goce en sí o en la consecución de un objetivo superior sacrificando todos tus instintos, sino de hallar la combinación ideal entre ambas posibilidades. Trato de alternar entre una y otra, pero nunca sé la proporción exacta que debo establecer para lograr el equilibrio. No podemos pasarnos la vida dedicándonos tan solo a uno de los dos, aunque hay gente que consigue olvidarse casi todo el tiempo de alguno de ellos. No es fácil, a veces me invade la pereza y me dejo llevar por los placeres menos fructíferos y otras la mala conciencia me obliga a buscar un continuo perfeccionamiento de mis escasas cualidades. Y entre esos dos extremos me debato sin descanso, entre la búsqueda del placer inmediato y el remordimiento por no seguir avanzando, el hedonismo o el sacrificio, la vagancia o el esfuerzo. No sé, ¿con cuál debería quedarme?


miércoles, agosto 15, 2018

Voy a hacer trampa. Para no pensar en ti tampoco voy a pensar en mí. En las aventuras que viví, los lugares donde estuve, las anécdotas divertidas, los días en que fui feliz y mucho menos en los momentos malos. No voy a pensar en nada de lo que hice, en lo bueno ni en lo malo, en la salud ni en la enfermedad, en las alegrías ni en las penas. Pensaré a cambio en cosas vulgares y corrientes que no tengan nada que ver contigo ni conmigo, en las noticias de la tele que tan poco me interesan, en los resultados deportivos, las historias fantásticas de los libros que leí y las películas que vi, pero en nada, absolutamente nada en lo que yo sea o haya sido el protagonista o participado de algún modo más o menos directo y voy a borrar de mi memoria todos los recuerdos de lo vivido durante todo este tiempo, pues en cada uno de ellos siempre estás tú.

martes, agosto 14, 2018

No es mi culpa que las cosas me duelan y que me sangren las heridas. No he decidido pasarlo mal ni llorar por las esquinas como una vulgar plañidera. No soy yo quien elige la penitencia ni quien impone la pena. Así que basta ya de reprocharme mi dolor, porque no se sufre por capricho, no se sangra si no hay herida, no soy un loco suicida ni pretendo llamar la atención. No trates de convencerme de que yo me lo he buscado, de que todo tiene sus consecuencias y toda acción su repercusión o lo que sea. Yo no escogí ser así, nadie me preguntó cómo me gustaría sentir y te juro que desearía no parecerme en nada a mí mismo. Me cambiaría por cualquiera, me sometería a las normas más estrictas si supiera que algo en mí iba a cambiar. Ya me culpé de todos mis fracasos, y asumí que yo era quien provocaba todo el rechazo que recibía, pagando facturas ajenas aunque no supiera cómo ni cuándo había contraído las deudas. No voy a engañarme más con discursos morales que solo buscan anestesiar la conciencia. No somos víctimas y verdugos al mismo tiempo, no es el karma ni el efecto mariposa ni ningún otro. Ya me sentí así durante mucho tiempo hasta que me di cuenta de que no tenían razón, porque querer no me convierte en culpable.

lunes, agosto 13, 2018

Hay una persona con la que necesito hablar a solas de vez en cuando, salimos a pasear o nos quedamos en casa para que nadie nos moleste ni interrumpa e intercambiamos opiniones y sensaciones tratando de alcanzar un acuerdo satisfactorio para ambos. No siempre resulta fácil, porque tenemos ideas y puntos de vista muy diferentes sobre cualquier tema. A veces yo le calmo o le animo y otras es él quien me aconseja o me impulsa a actuar. Nos conocemos a la perfección, aunque en algunas ocasioens chocamos y todo estalla, pero después de un tiempo volvemos a ponernos de acuerdo y cada uno reconoce sus errores y valora los aciertos del otro. Sé que siempre estará conmigo, que nunca me abandonará y que tendré siempre las respuesta adecuada a mis dudas, pues es quien únicamente me conoce, porque esa persona soy yo mismo.

domingo, agosto 12, 2018

Los agujeros negros atraen todo lo que existe a su alrededor. Modifican el espacio-tiempo generando un campo gravitatorio tan potente que hace que todo lo que hay en su horizonte de sucesos gire en torno suya y acabe precipitándose en su interior hasta desaparecer. Nada puede escapar a su poderoso influjo, desvían la trayectoria de los astros y nadie conoce lo que ocurre dentro de ellos, por lo que siguen siendo un misterio. Ejercen una fuerza de atracción irresitible, tan potente que atrapan hasta la luz y la materia, arrebatan la energía y destruyen todo lo que encuentran cerca. Vaya, qué casualidad, exactamente igual que tú.