lunes, agosto 05, 2019

Disfrutar del camino sin perder de vista la meta, presumir de los fracasos pero jamás de las victorias, mostrar con orgullo las heridas y esconder pudoroso las medallas, defender el esfuerzo aunque acabe en derrota, rehuir los elogios como fatales cantos de sirena que te llevan a la perdición, prescindir de adornos que ocultan la esencia, elegir lo auténtico aunque cueste un poco más obtenerlo, perder el miedo a perder pero nunca las ganas de ganar, confiar solo en ti mismo a pesar de haberte fallado muchas veces, asumir las críticas sin creértelas demasiado, desconfiar de quien nunca te cuestiona y de quien lo hace siempre, no atribuirte todo el mérito de los aciertos ni la culpa de los errores, aprender del pasado para que nadie escriba por ti el futuro, luchar solo contra ti mismo sin ceder en el empeño, evitar a quien no aporta, perdonar pero no olvidar, olvidar a quien te olvida, entregarte a quien te cuida, proteger al más débil y retar al poderoso, llegar siempre hasta el fondo perdiendo las formas, marcharte de donde sobras antes de que sea tarde, querer sin garantías, no quedarte con la duda ni tampoco con las ganas, no perder el tiempo en discusiones estériles ni ocupaciones vanas, no quedarte demasiado tiempo en el mismo sitio hasta que seas incapaz de avanzar, no pedir lo que no tienen ni dar lo que no quieren. Esas, entre otras, son algunas de las cosas en las que creo.

5 comentarios:

Susana dijo...

Es una buena regla de vida. Un beso

Rosa Mª Villalta dijo...

Coincidimos. También soy de tu pensar y sentir.
Saludos.

brenllae9@gmail.com dijo...

Más o menos coincidimos. Yo si acaso, de algún logro presumiría porque tampoco se trata de fustigarnos para ser perfectos. Leyendo lo que escribes, estoy seguro de que si no la has leído antes, te gustará la obra de teatro Cyrano de Bergerac, o si puedes ver alguna representación, porque rezuma completamente con este texto. Saludos.

Emanuel dijo...

Excelente texto, una pequeña pero compacta guía de como saber vivir y hacer las cosas bien en la vida. Saludos.

RECOMENZAR dijo...

Tus pensamientos son casi como los mios.
Con la diferencia que vivo solo el momento
Eso me deja ser feliz o quizás a veces ponerme sin razón ni domicilio triste!!!
No te frustres porque si te frustras es porque te juzgas.
No lo hagas quiérete mucho