jueves, julio 08, 2021

Nos negamos a asumir nuestra responsabilidad. Somos incapaces de reconocer los errores que cometemos, desde los más leves hasta los graves. Siempre hay alguien a quien puedes echar la culpa de tus desfases. Si caemos es porque alguien nos empujó, fallamos porque alguien nos engañó, si fracasamos es sin duda una injusticia y, por supuesto, si algo hicimos mal, fue sin querer, pero nunca, nunca, es culpa nuestra. Somos expertos en poner excusas y retorcer la lógica para mantener a salvo nuestra conciencia. “Deberían habérnoslo prohibido”, “alguien tendría que controlarlo”, “nadie nos dijo que no podíamos hacerlo”, repetimos a modo de justificación, como si no fuésemos capaces de decidir por nosotros mismos lo que está bien, mal o regular. Es la mentalidad que impera en esta sociedad infantilizada que se niega a tomar sus propias decisiones y asumir las consecuencias de sus actos. Necesitamos que nos impongan normas para poder quejarnos de ellas, y si no lo hacen lamentarnos de su permisividad. Incluso cuando existen, forzamos las reglas hasta el límite y nos jactamos de burlarlas sin reparo, despreciando a quien las cumple. Basta con que nos lo prohíban para que nos apetezca aquello que nunca nos interesó, y si intentan obligarnos nos negamos a hacerlo en pos de nuestra sagrada libertad. Que puedas hacer algo no quiere decir que tengas que hacerlo. Tú mismo debes calcular los riesgos y elegir la opción que consideres correcta, renunciando a cosas que podrían proporcionarte una rápida satisfacción pero también dejarte unas secuelas indeseables. Todo se reduce a una decisión personal. En algún momento tienes que dejar de mirar hacia otro lado y admitir que te has equivocado y reconocer sin enojo que nadie tiene la culpa de verte caer.


 

10 comentarios:

Bernardo Claros dijo...

Si quieres leer los textos más cómodamente y ayudarme a crecer, sígueme en Instagram @diariodelolvido y Facebook http://www.facebook.com/diariodelovido y comparte con tus contactos y amigos.
Gracias por tu apoyo.
Diario del olvido

Cabrónidas dijo...

Humanos, demasiado humanos. Mejor nos hubiéramos quedado en los árboles.

alberto bertow marabello dijo...

Non per vantarmi, ma sono bravissimo a sbagliare di per me
😀

Mario Paz dijo...

Cuanto pelotudo junto

Maria dijo...

Good Morning! May the Holy Family of Nazareth bless us in another week on the protection of the Lord 🙏

Frases Bonitas dijo...

Paso a dejar mis huellas. Feliz Septiembre

Anónimo dijo...

Olá, boa tarde. Meu nome é Lili. Eu gostei muito do seu blog. Venha me fazer uma visitinha? Obs: já estou seguindo você.
https://reinodasfadasoficial.blogspot.com/
É uma bela reflexão o seu post. Beijinhos.

Maria dijo...

Our Lady of Lourdes, intercede for me and my family, cover us with your sacred mantle, I thank you in the name of the father of the child and the holy spirit amen 🙏

Azka Kamil dijo...

Humanos, demasiado humanos. Mejor nos hubiéramos quedado en los árboles.

Marisa dijo...

La dura es la verdad, pero tan necesaria para crecer.